En la pérdida de definición del óvalo facial se unen la perdida de volumen de toda la cara más la pérdida de elasticidad de la piel.

En la juventud, el rostro tiene un triángulo de base superior representado por unos pómulos altos y anchos y una barbilla estrecha, (lo llamamos el triángulo de la belleza) al llegar a la madurez se invierte, situando la base en la parte inferior del rostro y aquí juega un papel importante  el tener un mento  con un ángulo adecuado y con la grasa oportuna para una proyección adecuada a cada rostro, sin estar retrotraído, por que el mentón aporta carácter al rostro. 

En VirtudÉstetica podemos ayudarte a darle al mentón la proyección justa que equilibra el rostro para tensar la zona del óvalo facial.

Tener un  mentón excesivamente retraido puede romper con la armonía facial del rostro. Mediante los rellenos con Ácido Hialurónico se puede corregir esa desviación y volver a lucir unos rasgos perfectamente armónicos.  Ademas, en muchas ocasiones nos ayudamos con la infiltración de toxina botulínica (bótox) que relajara la musculatura del mentón y evitara “el puchero” que realizan muchas personas al hablar haciendo que la piel de esa zona se arrugue y se haga diferente al resto de la piel.

Este tipo de tratamiento estético es uno de los que  mas satisfacciones  produce en nuestras pacientes que a veces no se pueden imaginar como con una mejoría de su mentón pueden conseguir tanta armonía facial. 

Tú puedes ser una de ellas, Consúltanos tu caso y serás asesorada adecuadamente por profesionales médicos especializados en armonía facial.

Dra. Virtudes Ruiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook y Twitter