KEEP UP es un tratamiento exclusivo de Virtudestetica ideado por la Dra. Ruiz con los conocimientos y aplicación de Los últimos estudios para el mantenimiento de la grasa facial con ácido hialurónico.  

 

La grasa facial 

“Se me ha caído la cara”, éste es el pensamiento de muchas mujeres a partir los 40 años cuando se miran al espejo. Y es que, “al igual que con el paso del tiempo el hueso va sufriendo un proceso de reabsorción progresiva, la grasa se va atrofiando y se va desplazando de compartimento hacia abajo. Lo cual se traduce en una pérdida de volumen, aspecto de cara cansada y descolgamiento de estructuras”, detalla la cirujana plástica y médico estético Virtudes Ruíz.  

La medicina estética, hasta ahora, trataba las consecuencias de esto (se rellenaban los surcos nasogenianos o los pliegues de marioneta), pero no se solucionaba el origen del problema. 

La novedad 

Ahora, gracias a los últimos estudios realizados con ácido hialurónico de alto peso molecular en combinación con sustancias precursoras de la formación de colágeno (glicina y prolina) o hidroxiapatita cálcica, en la misma jeringuilla, se puede solucionar. “Esta fórmula ganadora depositada en pequeñas dosis en supraperiostio (sobre las zonas óseas) evita que la grasa profunda se atrofie con el proceso de envejecimiento y podamos mantener por más tiempo el soporte natural del rostro, evitando la flacidez y el descolgamiento de estructuras”, asegura la doctora Ruíz. 

La técnica 

Mediante microcánula y un solo punto de entrada a nivel de la mejilla, se dejan pequeños depósitos de ácido hialurónico + sustancias precursoras de colágeno sobre las estructuras óseas que se quieren tratar (arco cigomático, y hueso maxilar y mandibular), para contener los paquetes grasos de la cara. “Con este tratamiento no alteramos nuestra imagen, ya que las cantidades depositadas son muy pequeñas, pero conseguimos que el rostro permanezca durante más tiempo con la grasa profunda estable y con ello sustentamos, en parte, el resto de estructuras de la cara”, apunta la Dra. Ruíz. No es necesario poner anestesia y la sesión dura unos 30 minutos. Y no deja hematomas, inflamación ni rojeces. 

¿Para quién? 

Está indicado en cualquier paciente de más de 40 años y en aquellas personas que tienen un proceso de envejecimiento acelerado, con atrofia de grasa evidente. Las más jóvenes, de alrededor de 30 años, se pueden beneficiar también de él, ya que evita la atrofia de la grasa periocular, que produce las molestas ojeras. 

Resultados 

“Con este tratamiento no voluminizamos, solo damos soporte a las estructuras óseas que con la edad se van aplanando y ayudamos a que no desaparezca la grasa profunda. El aspecto mejora de forma natural y sutil, “mejora sin transformar”, y nuestra grasa natural se mantiene durante más tiempo, retrasando el envejecimiento”, garantiza la doctora. Al año y medio hay que repetir sesión. “Realizamos una exploración mediante ecografía para conocer la evolución tanto del producto como de la mejora del proceso de atrofia grasa.”

Sesiones: Una sesión es suficiente. Con un mantenimiento anual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.