El  acné vulgar es habitual en mujeres que se encuentran en edad fértil, independientemente de que se haya padecido o no durante la adolescencia. A pesar de que hablamos de acné hormonal de la mujer adulta en muchos casos los niveles hormonales en los análisis de sangre son normales. Eso sí, si se asocia a menstruaciones irregulares, exceso de vello, caída de cabello o seborrea, es aconsejable realizar un estudio hormonal exhaustivo, para descartar hiperandrogenismos, como el síndrome del ovario poliquístico, u otras patologías endocrinológicas menos frecuentes. Este tipo de acné predomina en la zona inferior del rostro y en el cuello, es más acusado en mujeres fumadoras, y empeora durante el periodo premenstrual.

En la mujer también suele ser habitual el acné cosmético, producido por el uso inadecuado de productos de tratamiento o maquillaje demasiado graso y oclusivo. En estos casos se crea un círculo vicioso difícil de romper, porque el maquillaje que se usa para disimular el acné, es el motivo que lo causa.

Otro tipo de acné vulgar es el acné excoriado que se caracteriza por la aparición de heridas provocadas por la manipulación de las lesiones y que pueden dejar cicatrices visibles. Tras el acné excoriado hay un componente de ansiedad importante, que en ocasiones debe ser valorado por un psiquiatra o psicólogo.

En VirtudEstetica podemos ayudarte mediante tratamientos específicos para mujeres adultas y su seguimiento. 

¡Consúltanos!

Dra. Ruiz 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook y Twitter